Existen varias opciones (tanto naturales como médicas) para controlar el dolor de la labor de parto. La mayoría de las mujeres usan una combinación de métodos. Debido a que es difícil predecir cómo se sentirá durante la labor de parto, explore todas sus opciones con anticipación, y hable con su pareja y médico sobre sus preferencias. Es difícil para las mujeres tener una expectativa precisa de su experiencia de dolor en la labor de parto (incluso mujeres que han tenido bebés anteriormente la olvidan a menudo) Afortunadamente, hay medicamentos disponibles para el dolor para la mayoría de mujeres que los quiera.

Medios Naturales para el Control del Dolor

El término "parto natural" rodea una variedad de métodos no medicinales para tolerar la labor de parto y el alumbramiento. En las clases de partos, incluyendo el método Lamaze, hipnoalumbramiento, o el método Bradley, usted puede aprender la respiración enfocada, distracción, masaje, imágenes mentales, y otras técnicas de relajación. El ejercicio prenatal, clases de yoga, la preparación física similar también puede auxiliar en su parto al estirar y reforzar los músculos.

Muchas mujeres se benefician de una persona de apoyo además de su pareja durante la labor de parto. Puede ser una asistente de partos, enfermera, partera, o educador de partos. El trabajo de esta persona es proporcionar apoyo constante, masaje, palabras para calmarse, o lo que necesite desde la labor de parto hasta el alumbramiento. La persona de apoyo también puede comunicarse con su equipo médico por usted. Si es posible, reúnase con su persona de apoyo durante el embarazo para discutir sus deseos para la labor de parto y el alumbramiento.

Medios Médicos para el Control del Dolor

Los medicamentos para el dolor son muy útiles para mujeres en labor de parto. Algunos medicamentos para el dolor reducen el dolor mientras que otros lo eliminan por completo. La mayoría de las mujeres aún pueden tener sensaciones como presión mientras están anestesiadas.

Medicamentos para el Dolor (Analgésicos o Narcóticos)

Los analgésicos, como la meperidina (Demerol), el fentanilo o el nubain , pueden disminuir el dolor. Usted puede recibir un analgésico como una inyección intramuscular o mediante una línea intravenosa (IV). Puede recibir más de una dosis. Estos medicamentos pueden causar náusea y somnolencia, y podrían desacelerar el progreso de la labor de parto. Si el medicamento se administra demasiado cerca del alumbramiento, puede causar que el bebé esté adicionalmente somnoliento cuando nazca. Para evitar un recién nacido somnoliento, su médico dará un analgésico varias horas antes del momento esperado de parto. Un bebé extremadamente somnoliento se puede tratar con oxígeno o medicamentos.

Anestesia Regional (Epidural y Bloqueo Nervioso)

La es la forma más común de anestesia utilizada en el parto. Se puede aplicar en un parto vaginal o en una cesárea. Un anestesista administrará la epidural una vez que ha comenzado la labor activa de parto. Se inserta un catéter dentro de la parte inferior de la espalda y descansa en el espacio epidural, el cual es el espacio justo antes de la membrana exterior del canal espinal. El anestesista inyecta medicina dentro de este catéter, causando adormecimiento y alivio al dolor desde su ombligo hasta los dedos de sus pies. Una mujer puede continuar usando la epidural para el alivio del dolor a lo largo de toda la labor de parto y proceso de nacimiento.

Inyección Epidural

imagen informativa de Nucleus

© 2011 Nucleus Medical Media, Inc.

En algunos casos, la labor de parto tarda más tiempo con una epidural. Dosis más altas pueden reducir la capacidad de pujar y podrían incrementar la necesidad de un parto con fórceps o una cesárea. Sin embargo, la cantidad de medicina que reciba y la cantidad que sienta, se pueden ajustar. Por ejemplo, justo antes del parto, la medicina se puede disminuir para que pueda sentir más las contracciones para pujar de manera más efectiva.

Una epidural puede disminuir la presión arterial de la madre. Otros efectos secundarios menos comunes incluyen dolor de cabeza severo después del parto, dificultad para orinar o caminar después del parto, y fiebre. El bebé no debería ser afectado por la medicina en una epidural.

La anestesia espinal es parecida a la epidural. Como una epidural, se administra en la espalda y produce adormecimiento desde el ombligo hasta los dedos de los pies. La medicina se inyecta en una dosis directamente dentro del líquido espinal. La anestesia espinal actúa muy rápidamente y las mujeres obtienen alivio casi instantáneo. Debido a que no se coloca catéter, no se pueden administrar fácilmente dosis repetidas de medicamento. La anestesia espinal se usa con más frecuencia para cesáreas o en combinación con epidurales.

Los bloqueadores del nervio son otra forma de anestesia regional. Un bloqueo pudendo es una inyección administrada dentro de la pared vaginal para adormecer el perineo. Administrada justo antes del parto, esta inyección trabaja rápidamente para reducir el dolor. Los efectos duran aproximadamente una hora.

La anestesia local se puede emplear en mujeres que no utilizaron otra forma de anestesia regional durante la labor de parto y el nacimiento, pero tienen un desgarro o una episiotomía que necesita repararse después del parto. En estos casos, se inyecta un anestésico en el área que se coserá. El efecto tarda aproximadamente una hora.

Tranquilizantes

Los tranquilizantes se administran para ayudar a una mujer a calmarse si se está sintiendo muy ansiosa antes o durante la labor de parto. Estos medicamentos no reducen el dolor, así que se pueden usar junto con analgésicos.